martes, 20 de diciembre de 2011

10 errores que un emprendedor debe evitar

Cuando el emprendedor toma la decisión de poner en marcha su proyecto muchas veces lo hace sin detenerse a pensar y evaluar detenidamente cómo lo hará, con el tiempo y la gestión cotidiana, el emprendimiento se le viene encima sin saber qué hacer o cómo, encontrándose en un momento de ahogo y estrés.

Aquí listamos algunos errores que deben evitar:
  1. Plan de negocio incompleto o sin confeccionar: el plan es importante para saber a priori si la idea de negocio es factible. Muchos emprendedores no lo hacen o lo hacen sin un verdadero análisis objetivo.
  2. Falta de investigación de mercado: comenzar sin tener claro quién es el cliente pensando que puede “ser cualquiera” es el error más grande que lamentablemente he visto y mucho. Definir quién es nuestro cliente, estudiar cómo compra, cuándo, por qué, dónde, nos dará una cabal idea de cómo agregar valor. Por otro lado, estudiar a la competencia y su relación con el cliente objetivo, posibilita generar ventajas competitivas.
  3. Falta o inadecuada estrategia de marketing: antes de comenzar es muy importante definir cuál será la identidad del negocio (marca) y con qué herramientas y estrategia de comunicación se saldrá al mercado: web, blog, redes sociales, publicidad, etc.
  4. Registro de marca: muchos emprendedores no lo consideran importante, o, lo dejan para después. Después, muchas veces es tarde, sobre todo, si el negocio funciona.
  5. Impuestos: evaluar cuáles son las opciones jurídicas e impositivas es fundamental, ya que a cada negocio le corresponde o le beneficia una determinada opción. Pensar sólo en el monotributo es un error muy común. Es importante informarse sobre las diferentes opciones para salir al mercado y alinearse con la estrategia de negocio. Además, es importante contemplar los ingresos brutos que muchas veces brillan por su ausencia.
  6. Equipo de trabajo: comenzar con amigos y/o familiares es algo común, se conocen y hay afecto de por medio, pero, negocios son negocios. Sea con quien sea que se decida llevar adelante el proyecto es importante poner por escrito (convenio, contrato, carta de intención) qué funciones cumplirá cada uno, sin dejar ningún detalle al azar.
  7. Plan económico-financiero: no hablemos de su falta de confección (muy común). Es vital proyectar y evaluar todos los números del proyecto, y, sobre todo, prepararse para un mínimo de 6 meses sin ingresos, o con pocos ingresos. ¿Quién o cómo se asumirán los pagos?
  8. Siguiendo con el punto anterior: hay que considerar el sueldo de todos los involucrados. Ya que el “punto de equilibrio” (el momento en que los ingresos igualan a los costos) debe ser el primer objetivo a alcanzar y si el emprendedor no considera su sueldo, pronto pensará que es mucho esfuerzo por nada.
  9. La caja del negocio no es el bolsillo del emprendedor: generalmente todo se mezcla, y, el emprendedor termina por confundirse y no saber si está ganando o perdiendo. Es mejor registrar todo y llevar las cuentas por separado.
  10. En lineamiento con lo anterior, es verdad que no puede separarse la vida personal de la laboral, no es ni una ni otra, somos personas y todo es un conjunto pero es importante poner un horario laboral, y tratar de cumplirlo, sabiendo que si se excede el horario es un extra (y que sea por temas extraordinarios) para que no se haga habitual. Organizar los tiempos ayuda a tener una mejor calidad de vida.
Estos errores son los más comunes y, por experiencia, arreglar siempre es más caro que evaluar y actuar anticipadamente.

Éxitos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario