lunes, 31 de octubre de 2011

"Terceros" en mi negocio: ¿socios, aliados, empleados o asesores?

La elección no es fácil, aunque si comenzamos comprendiendo que no lo sabemos todo y lo podemos todo, entenderemos que tarde o temprano necesitaremos ayuda externa (por externa me refiero a fuera de nosotros mismos).

Me ha pasado muchas veces trabajando con mis clientes que toman decisiones de incorporación de personal cuando ya no dan abasto, las presiones son muy altas y la capacidad analítica y decisoria no son las mejores por el nivel de estrés; el resultado: consecuencias terribles y difíciles de revertir.

Para que no te suceda te propongo que reflexiones: ¿cuáles son tus capacidades y habilidades? ¿qué es lo que te gusta hacer y qué no? ¿cuáles son tus recursos? Como lo veo, cuando se trata de incorporar a “terceros” se debe a: falta de dinero (buscando inversores o socios capitalistas), demasiado trabajo (contratando empleados) y/o falta de capacitación (contratando asesores).

Poniendo atención a tus necesidades y pensando sobre las consecuencias de cada opción, se te hará más fácil decidir y tomar el riesgo. Por ejemplo, si la necesidad es “dinero” para “materiales”, puedo optar por un socio capitalista, la incorporación del socio la veremos en el próximo párrafo, pensemos en la consecuencia de esa inyección de dinero: más trabajo, más movimiento administrativo, la pregunta entonces es: ¿cuento con el personal para afrontar esto, qué otras movidas deberé realizar? Muchas veces, no pensamos en esto.

Tipos de ayuda, pros y contras

Dependiendo de la necesidad puedo:
  • Incorporar socios y/o socios capitalistas: sobre todo que nos complementen en aquellas habilidades y capacidades en las que somos débiles. La ventaja es que tendremos quien se ponga la camiseta y colabore con nosotros, no nos sentiremos solos. La desventaja es que deberemos compartir decisiones, y tal vez, no estamos preparados. Además deben estar bien repartidos los roles para que no haya superposiciones y dobles discursos.
  • Hacer alianzas: podemos firmar alianzas con otras empresas. Nos acompañarán en lo que necesitemos ye cuando lo necesitemos, pero, no serán parte de nuestro equipo.
  • Inversores: cuando necesitamos capital es una buena forma de conseguirlo. Nos facilitarán el dinero, siempre que consideren que el proyecto es escalable (muy rentable) y que habrá una salida si las cosas no salen bien. Pedirán informes y seguramente se involucrarán en la empresa, sobre todo, en la toma de decisiones.
  • Tercerización: hay momentos en que los empleados con los que contamos no son suficientes, pero, la situación financiera no es constante (sobre todo en productos estacionales), lo mejor es contratar por trabajo en particular. Hay que tener mucho cuidado en firmar un contrato en donde se estipule el tipo de trabajo, horarios, resultados esperados y honorarios.
  • Empleados: es una de las decisiones más difíciles de tomar, sobre todo en Argentina, en donde los costos laborales son muy altos y la industria del juicio está a la orden del día. Te aconsejo evalúes muy bien para qué vas a necesitar empleados, te informes sobre los sindicatos que los nuclea y busques ayuda en un selector.
  • Asesoramiento: nos ayuda a ver las situaciones con otras perspectivas. Nos complementan en capacidades que nosotros no tenemos y para temas puntuales. Es una forma de tercerizar muchas veces sin tener que recurrir a un socio.
Lo más importante es que reflexiones en esto antes y no cuando el estrés, las presiones y los problemas te abrumen tanto que no puedas decidir con racionalidad. Y si estás aquí, buscá asesoramiento, no decidas por tu cuenta ya que después podés arrepentirte.

sábado, 29 de octubre de 2011

Curso presencial: Comenzando tu emprendimiento

Comenzando tu emprendimiento: dirigido a emprendedores que están comenzando a transitar el camino y a quienes desean obtener herramientas para llevar adelante el mismo.

Temario:

• La idea de negocio y la factibilidad: análisis y correcciones
• Estructura interna: procesos, equipo de trabajo y estructura jurídica (impuestos, sociedad, etc.)
• Marketing: diseñando un plan de implementación a medida teniendo en cuenta mis recursos y las herramientas de comunicación que hay a disposición
• Finanzas: planificación de los recursos y cómo obtenerlos
• Estrategia: imagen e identidad, modelo de negocio, determinación de objetivos y comunicación (interna y externa)

Fecha: martes 8 y 15/11 Lugar: Maipú 812 10mo E - Capital Federal - Argentina
Horario: 18 a 20 hs
Inversión: $ 160 (inscribiéndote antes del 31/10 inclusive $ 120)

Cupos limitados – requiere inscripción previa con reserva del lugar anticipada enviando mail a capacitacion@gdconsultora.com.ar

Te dejo el link para inscribirte por Eventioz: https://eventioz.com/events/comenzando-tu-emprendimiento

Podemos financiarte el curso, consultános!!! Y acordate que en nuestros cursos siempre hay una sorpresa extra para nuestros alumnos.

Entregamos certificado de asistencia.

Todo nace de una idea que no quedó en idea!!!


martes, 11 de octubre de 2011

Presupuestos económico y financiero

Presupuestar quiere decir presuponer la evolución tanto en rentabilidad como en efectivo de mi proyecto/negocio.

En este post te cuento cómo tenés que presupuestar y qué necesitás para hacerlo, tomando como premisa que tenés proyectadas las ventas (y los ingresos) ya sea producto de tu investigación de mercado y/o de las estadísticas por ventas históricas.

Hay dos tipos de presupuestos básicos: económico y financiero. Armar estos presupuestos te van a ayudar a analizar en dónde estás, adónde vas, cómo querés/podés ir (estrategia y planificación) y por supuesto, a tomar decisiones anticipadas. Ya que si en tus proyecciones tenés un faltante de dinero entonces deberás evaluar si pedís prestado, a quién, cuáles serán las condiciones, etc. O tal vez te das cuenta que la rentabilidad que suponías para tu proyecto no es tal.

Presupuesto económico: en este presupuesto pondrás: Ingresos por ventas (sin Iva), basándote en las proyecciones que te da tu histórico y/o tu investigación de mercado, restás descuentos y comisiones, costos variables, costos fijos (Monotributo), impuestos directos (ganancias) y vas a saber cuánto te queda de ganancia (rentabilidad). Acá tenés que utilizar un criterio que es que “va” lo que puede suceder en el mes, no importa cuándo lo cobrás o lo pagás. Por ejemplo: alquilás un local, todos los meses hay que pagar el alquiler, puede pasar que, por un tema contractual, el alquiler del mes 2 se paga el mes 3, en el presupuesto económico se toma en el 2.

Presupuesto financiero: acá si tenés que tener en cuenta el momento en que cobrás y pagás y todos los impuestos. Es simple: se toman todos los ingresos, se restan todos los egresos y obtengo el saldo: positivo o negativo. Si es positivo quiere decir que tengo resto de dinero para comenzar el mes siguiente, si es negativo quiere decir que me faltará dinero y debo ver cómo consigo efecto o plazos de pago. El manejo de este presupuesto es similar al manejo que se hace en la caja diaria.

En un post anterior (click aquí) te conté sobre la clasificación de los costos, eso te va a ayudar a volcar la información a los presupuestos.

Algunas consideraciones:
  • Presupuestar es planificar, por lo tanto te recomiendo que “juegues” con los números y evalúes escenarios.
  • Contemplá también tu sueldo en el presupuesto.
  • Considerá las políticas de cobros y pagos, las de tu proyecto y las de tus proveedores, por ejemplo: el proveedor de materiales permite que paguemos con cheque a 30 días, cobramos al contado efectivo únicamente.
  • Recordá, si estás en inversión inicial, calcular el “capital de trabajo”, esto es materiales y sueldos básicamente. Esto se verá reflejado como un aporte de dinero.