domingo, 22 de enero de 2012

Los valores y la toma de decisiones

Ser el dueño de un emprendimiento implica estar preparado para tomar decisiones. Todo el tiempo surgen situaciones en las cuales es necesario decidir, con la responsabilidad que esto conlleva, ya que, cada decisión, tiene un sinfin de consecuencias.

Por supuesto, es imposible medir todas las consecuencias, pero es importante meditar en las mismas. Por ejemplo, si un cliente te pide que hagas una excepción y, en vez de cobrarle todo en efectivo según la política establecida para tu empresa, le cobres en 3 cuotas, qué harías? Conocés a la persona, realmente necesita que hagas esta excepción y no tenés dudas de que no te fallará. Si decidís hacer la excepción, qué pasará si él le cuenta a otros de esta excepción? Qué harás si vienen otros clientes a pedirte financiación? En qué casos harías una excepción? Cómo decidís quiénes necesitan y quiénes no?

Las preguntas pueden continuar, y vos, podés encontrarte luego en medio de una serie de consecuencias que te llevarán a decidir YA, y, como consecuencia, el resultado puede ser nefasto.

Si estás ante un tema complejo a decidir:
  • lo primero que tenés que hacer es tomarte tu tiempo, siempre hay tiempo.
  • escribí todos los elementos relacionados con esta decisión (por ejemplo, políticas de la empresa)
  • escribí las alternativas y las consecuencias de cada alternativa (para esto tendrás que recopilar información) y,
  • tomá la decisión
Ahora bien, no tenemos que olvidarnos que nuestros valores juegan un papel fundamental en toda decisión; me refiero a esos "valores personales" que incluiste en la misión de tu empresa. Esos valores, que mostrás a todos en tu web: calidad, integridad, honestidad, respeto, etc., tienen que estar siempre presentes ya que en cada decisión tenés que ser coherente con ellos. Por qué? porque de eso se trata ser una persona íntegra y confiable, porque si sos una persona íntegra y confiable las personas no tendrán dudas para comprar tus productos/servicios.

Hacer una lista de valores, no es para tomar a la ligera. Tener tus valores bien claros te van a ayudar a:
  • Formular objetivos
  • Seleccionar alternativas
  • Tratar la información recopilada
  • Entender el riesgo que se asume
  • Evaluar los resultados
Por último, los valores tienen un impacto muy fuerte en la cultura de la empresa, determinan cómo será la relación tanto entre sus integrantes como con el entorno y, cómo se tomarán las decisiones. Por lo tanto, no sólo tenés que redactarlos y hacer de ellos tu lema, sino que tenés que comunicarlos, y actuar en consecuencia. Esto es, si dentro de tus valores se encuentran el "respeto por todas las ideas", la mejor manera de demostrarlo es implementando en tu empresa un buzón de ideas, reuniones de creatividad, etc. y actuar en consecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada